martes, julio 06, 2004

leer

Después de acostarme tarde,empecé el día temprano,pues ardo en deseos de empezar la continuidad de mi aprendizaje en varios temas.Ahora ,gracias a internet, la información que me llega es muchísima,y sólo por la cantidad de notas podría decir:merece la pena la sociedad occidental.
Aunque me gusta mucho la forma de vida de campo, y hasta la idílica de tribus lejanas,prefiero la nuestra ,porque el valor educacional es tan elevado que no tendría posibilidad de ver tantas cosas y oir tanto,como viviendo en una ciudad de España.
Y en esto,la lectura tiene mucho que ver.
Me levanté con una frase en la mente:"la vida me permite leer".Con ella quiero decir muchas cosas.Una frase permite encerrar pensamientos largos.Basándome en la brevedad como algo primordial del lenguaje,lanzo la frase al aire,a todos los ojos y oídos que me lean y oigan(que será por terceros).Básicamente quería expresar mi ilusión por poder leer,y por ende,aprender.Muestro en ella una pasión desmedida por la lectura,haciendo que sea el único sentido de la vida.Tiene algo de cierta la expresión,pero juego con el lenguaje ,haciendo que exalte lo que estaba en mínimos.Lo interesante ahora es establecerse dentro de la afirmación,ver lo que tiene de uno mismo,ver dónde está cada palabra en nosotros.El lenguaje debería ser un instrumento más trabajado,que nos identifiquemos con cada caracter,darle vueltas a las citas y sacarle todo el jugo que poseen.La lectura tiene dentro el germen de todo,transporta en sus letras pensamientos u opiniones de cualquier persona.
Olvidándose de lo literario,cualquier texto es apreciable por su riqueza de contenidos y formas.Depende de nosotros que lo hagamos premio Nobel o lo releguemos a simple lectura de instantes pasageros.Con sólo una sentencia ya basta el lenguaje,ya está más que afirmado.
Recuerdo que mi amiga Marli me envió de Brasil una forma literaria muy en boga por aquellos lugares.Se llama "literatura de cordel",y no es sino los escritos de gente del campo,personas sin mas cultura que el rudo y agreste espacio del campo.Lo bueno de estos cuadernillos,es que los eleva a cultura,pues el lenguaje nada más nacer es cultura para premio Nobel.
La capacidad de la lectura de transportarnos en tiempo y espacio es sorprendente; nos aviva la imaginación y por ello también el raciocinio.

1 comentario:

Roberto Iza Valdes dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.