martes, noviembre 02, 2004

heredamos hasta la forma de pensar

La herencia es esa física,pero también está la oculta pero muy importante.Por ejemplo,la lengua la heredamos al completo.Cada palabra usada en español viene de otra más antigua,que hasta puede ser que nuestros familiares directos la hayan sacado al público.Nos apoyamos en los esfuerzos de los predecesores.Y con esto sucede que también vienen añadidos los vicios.Nos heredaron violencia y eso usamos.en toda la historia han podido más unos genes que otros,y también unas ideas más que otras.
Estaba viendo una revista de historia cuando me vino a la mente que lo que hacemos es caminar todos en la misma dirección.La manera de pensar nuestra,por lo menos la de occidente,y la de nuestro país,es obsesiva.Pensamos las cosas como si de fórmulas matemáticas se tratase.Hasta eso llegó a la filosofía,y ahora lo más enredoso y difícil de dilucidar,eso es buena filosofía.Cansa tener que sacar conclusiones con expresiones complicadas,de buscar con lupa en todos los rincones.Ese pensamiento es obsesivo.Leer todo lo que se escribió de un tema es una barbaridad,en la que,por cierto,caí yo,como todo principiante.Cada vez que más lees,más lío te haces,más ideas se añaden al montón.
Debe haber otra forma de encontrar un camino,sin caer en tanto dato,sin caer en la repetición de una fórmula matemática.Y la palabra es como eso,una ecuación.Hoy descubrí la cualidad del silencio.La más importante,que deja paso a otro lenguaje,el de la nada.En la ausencia de ruido,o rodeado por naturaleza ,está el mundo sin palabras.Necesitamos un lenguaje más fuerte,algo que nos lleve dentro del alma.Por eso los monjes budistas hacen meditación,que es el no pensamiento,el no lenguaje.Pero ellos también heredaron esa tradición y ya nadie sabe cómo continuarla,se ha quedado en eso:una herencia de otros.Debemos coger la herencia y hacerla nuestra,vestirla a nuestra forma,conocerla bien.De tanto heredar,al final no sabremos nada,será todo un cúmulo de fórmulas que habrá que traducir como una lengua muerta.
En la tradición católica tambien está ese no pensamiento.Se llama de una forma muy bonita:contemplación.Contemplar es quedarse pegado al paisaje,a un cuadro,sin que pase el lenguaje de las palabras.Es un esfuerzo por oirnos por dentro.
Por eso,hoy decidí buscar de otra forma,que sea más ligera,que me diga más.Siempre apoyado en última instancia por la palabra,pero mirando más al fondo.

1 comentario:

Roberto Iza Valdes dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.