sábado, noviembre 06, 2004

viaje a Madrid

Llegó el día de volver a cruzar la llanura de la Mancha para entrar en la capital de España.Esta mañana llueve aquí en Murcia,y ya me preparo la mochila y maleta para volver a Madrid.Allí me espera lo diferente.La gran tristeza es ir sin dinero apenas,no ir bien cargado,y es lo único que me falta en esta vida.Y es que el dinero da mucha alegría,te quita muchos problemas y te da el valor de Sansón.
Usaré internet una hora al día para ver el correo y escribir en este diario.Las metas que me propuse ya las estoy cumpliendo.Sobre todo la de leer poco y escribir más.Pasé del libro de papel a internet,y de esto a mí mismo.Se escribe mucho en revistas y libros pero siempre se va por el mismo camino.Las revistas que guardo de historia y viajes cuentan cosas sin importancia.Ya comprendo que las revistas están más bien para distraer,no son muy serias.Ocupan mucho espacio con su palabra pero dicen menos.
Parece ser que los alemanes no nos dejan estar en sus cabañas.Sólo podemos ir si otra persona va,pues están algo metidas en el campo,en plena naturaleza.Claro,podría pasar algo y necesitamos un móvil o coche.En vez de eso buscaremos otra cosa,como ir a El Escorial,donde dejé olvidados unos zapatos.
En los pocos días que estaré allí espero que pasen cosas buenas,que me llame la suerte.Cada día cuenta como varios y puede pasar de todo.
Tengo que tener claro a qué punto quiero llegar.Primero es conseguir dinero y después ya se harán cosas.Sobre todo la escritura que me porte a algún paraje bueno.Podría en breve ponerme a escribir cosas de imaginación,practicando con el lenguaje.Es la fuerza de escribir mayor y de estar haciendo algo.Cuando leo sólo está activa una parte,pero al escribir todo yo se busca.Por eso entiendo que los escritores hagan ficción ,es otra forma de investigarse,de investigar fuera.
Espero poder sacar algún libro de la biblioteca de Madrid.La última vez tenía una sanción de mucho tiempo.Ahora saco libros para leer muy poco,pero en eso poco me entero de mucho.Ya me voy notando diferente en cuanto al lenguaje.No siento avidez de lectura,es más bien deseo de profundizar en lo poco que tengo.En unos párrafos entrar y saber más,no de qué dicen sino de más hondo.
Quizá tengan razón los monjes cuando dicen que hay que sentir las cosas,no razonarlas.El sentirlas es algo profundo,que va más allá de un pensamiento estructurado.Se siente como una idea emergente,como una frase que pugna por salir pero le cuesta,no sabe en qué lenguaje estar.El sentimiento debe ser escuchado,sólo usamos linguística y dejamos de lado el sentir.Yo pretendo buscar más en lo no visible,lo no audible.

3 comentarios:

Roberto Iza Valdes dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Roberto Iza Valdes dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Roberto Iza Valdes dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.