jueves, junio 16, 2005

riqueza suprema de dinero

Ahora cada vez que veo a un famoso en la tele,o leo algo sobre esta estirpe humana, me imagino cómo será su vida diaria. Por ejemplo, ahora que Michael Jackson está de moda otra vez, me imagino a cuánto ascenderá su riqueza en dinero, cómo organizará el dinero y qué pensará de su posición actual de rico.
Cuando dicen sumas de dinero exorbitantes en manos de una sola persona, la imaginación mía empieza un recorrido por todas sus habitaciones en sus mansiones. Me imagino su día a día. Y empiezo a pensar cómo sería yo si tuviera su personalidad y su dinero. Claro, la diferencia es que somos dos personas distintas, yo por un lado no me atrevo a decir mis cosas. mi personalidad es más soñadora, pensativa, y eso no da tanto dinero como mostrarse en público. Dar la cara es el mayor éxito en esta vida. Lo que no se ve no vale nada, queda en el silencio aunque hable mucho. Somos seres videntes, que necesitamos comprobar todo con los ojos.
Esos famosos ricos, porque luego hay tipos famosos pero que no tienen tanto dinero, ganan dinero con cada cosa que hacen. Y qué curioso es que casi todos los más ricos son de lengua inglesa. Y pienso ahora en Bill Gates. Los pobres españolitos somos más apocados, ¿o seremos más quijotescos? En el mundo de las finanzas si tenemos ricos, pero en las artes escénicas, como cine o tv no son nuestros famosos tan ricos como los de USA.
Hoy me levanté pensando qué sonrisa pondría si me llovieran millones cada hora. Me compraría un curso de idiomas de los que valen un poco caros, y además no vería el ticket, ni me quedaría la tristeza típica del pobre que al gastar gran suma se pasa todo el día pensando en el estropicio que hizo con ese dinero. Los pobres somos así, al gastar 5 euros nos sale la pena por si podíamos haber rentabilizado ese dinero. La historia de nuestras vidas, en grupo e individuales, es la historia de unas monedas y unos billetes.
Michael Jackson estará ahora en su rancho tranquilamente. Podrá pasear por sus terrenos y comerá lo que tenga ganas. Si enferma el día de mañana podrá ir a un hospital de mejor calidad. Aunque siga teniendo la misma vida que tengo yo o tú, o sea que es humano y tiene el mismo destino y la misma procedencia.
Ayer salió algo en la tele que me hizo pensar. Fueron tres minutos más o menos. Un ciclista explicaba cómo se dieron cuenta que un compañero había muerto. En seguida me hizo pensar en la muerte, que aunque han pasado siglos seguimos teniendo la misma vivencia que en tiempos de cavernas. El hombre que relató como murió se le veía emocionado. Si no estuviera la muerte presente nadie se cuestionaría la vida, estoy seguro.
Que alguien esté con nosotros y que llegue un minuto después y ya no respire ni hable es un duro golpe que por mucha ciencia no entendemos. Se queda entierra todo lo que era, pero ya no se mueve. La muerte nos conmociona. Pensar que llegará un día que a esa persona no la veamos jamás, que vivimos un tiempo con nuestra pareja y un buen día ya no está, después de todos los momentos de experiencias vividas juntos. La muerte es así;tenemos ahora y mañana ya no tenemos. Todas las experiencias guardadas en nuestra mente en un minuto ya son polvo. Creo que entendiendo más la vida entraremos más en la muerte. Comprender la psique nos ayuda a ver dentro de nosotros,dentro de nuestra capacidad mental que es la vida.
En resumen, que a mí me hizo pensar mucho esa pena de su compañero ciclista, sentí la pena por esa persona y al msimo tiempo me preguntaba por la vida. Un mundo repleto de experiencias intelectuales que ya no está.

1 comentario:

Roberto Iza Valdes dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.