sábado, junio 25, 2005

sábado caluroso

Esta ha sido una semana muy intensa, en donde ya empecé a meterme en mí mismo, caminando con tranquilidad, pero siempre buscando las raíces de esta vida. Silvia se enfadó mucho porque le dije que aún no tengo el dinero para ir a Madrid. Me gustaría ir con un dinero en el bolsillo, pues eso me da mucha seguridad y felicidad, además de libertad. Tengo que ir para ver el piso del pueblo y ver si lo alquilamos.´Según dice ella, es un pueblo muy tranquilo y con su naturaleza. El pueblo más cercano dice que es Talamanca, a sólo dos kilómetros. Ya empiezo a imaginarme nuestra vida futura allí, ojala el Cielo nos ayude en nuestra empresa y podamos empezar a ganar dinero en serio y caminar por todos los caminos de la vida, buscando más de lo que otros vieron.
Estoy a este lado de la vida, y me es sencillo verme, porque existo. El hombre lleva muchos siglos buscando respuestas, pero casi todo el esfuerzo fue simplemente para sobrevivir ante la furia y el egoísmo de los demás. Nos ponemos la zancadilla, en vez de ayudarnos mutuamente para progresar. Primero necesitamos mirar al horizonte y para arriba, mirar con el corazón. Y parecerá esto una cosa de poesía, pero así es, las emociones están muy unidas al intelecto. Los de la NASA son como esos personajes de "el principito". Recuerdo que había uno que contaba y coleccionaba estrellas. Sólo se dedicaba a poseerlas, sin ninguna razón aparente. Era adulto,claro.El niño mira con su ternura, sin interés de quedarse con la vida, con el universo. Él mira más al fondo.
Muchas veces creo que la teoría salvadora llegará por suerte, sin planearla, en un estado de bonanza espiritual. Las cosas deben estar en nosotros, no fuera. Si la vida pasa por nosotros, nosotros sabemos la respuesta. Somos sabios creyendo que no tenemos derecho a la sabiduría.

2 comentarios:

Roberto Iza Valdes dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Roberto Iza Valdes dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.